Info News

El obispo de Caacupé critica el abandono de niños y ancianos

El obispo de la diócesis de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, presidió la misa de hoy en el Santuario Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé. Durante su homilía criticó el abandono de niños y ancianos en las calles. Instó a los feligreses a erradicar los problemas sociales para luchar por un país mejor.

El obispo indicó que es necesario “dar la vuelta los ojos para mirar al interior y ver qué es lo que sucede a nuestro alrededor”. “Vemos sombras de vida de niños inocentes, que no son acogidos, sino más bien son maltratados. Ancianos abandonados en las calles, muerte, ruinas, y destrucción”, dijo. Lamentó la realidad de ancianos que son “tirados en la vereda” y se quedan viviendo en las calles a pesar de tener familiares. Instó a los feligreses a erradicar los problemas sociales para luchar por un país mejor.

Durante la misa, monseñor Valenzuela también habló sobre “intoxicación por ruidos”. “Estamos todos un poco borrachos del bullicio y esto afecta a los creyentes, quienes sienten esa necesidad en tiempos de soledad. Seamos conscientes de tener espíritu, de ser aquel que tiene un alma o al menos una libertad”, expresó. “La televisión ofrece a raudales la literatura de la evasión, todo es ficción y nosotros preferimos vivir en la ficción”. “De esta manera hoy en día los jóvenes son los más expuestos a vivir en esta borrachera del ruido”.

La animación de canciones religiosas estuvo a cargo del Coro de niños de San Francisco de Asís de Coronel Oviedo. Monseñor Valenzuela, en su mensaje, instó a la comunidad a reflexionar sobre los problemas sociales que afectan al país y a buscar soluciones que promuevan un cambio positivo en la sociedad.

La misa celebrada en el Santuario Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé contó con la participación de una multitud de devotos, quienes escucharon atentos las palabras del obispo. Según monseñor Valenzuela, es necesario que los fieles fortalezcan su espíritu y busquen la manera de contribuir al bienestar de la comunidad, especialmente en lo que se refiere al cuidado de los niños y de los ancianos.

La crítica del obispo hacia la situación de abandono de niños y ancianos en las calles despierta la conciencia de los feligreses, instándolos a asumir un compromiso activo para mejorar la realidad social del país. Monseñor Valenzuela animó a la comunidad a unirse en la lucha contra estos problemas, promoviendo la solidaridad y la empatía hacia los más desprotegidos.

La participación del Coro de niños de San Francisco de Asís de Coronel Oviedo en la misa, con sus hermosas canciones religiosas, brindó un ambiente de calidez y devoción. Los fieles presentes en el Santuario Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé se sumaron con entusiasmo a la celebración, demostrando su compromiso con la fe y su disposición a contribuir a la construcción de un país más justo y solidario.

La presencia del obispo de la diócesis de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, en la misa de hoy ha dejado un mensaje claro sobre la importancia de atender las necesidades de los más vulnerables en la sociedad. Su llamado a la acción y a la reflexión invita a la comunidad a involucrarse activamente en la búsqueda de soluciones para los problemas sociales que afectan a Paraguay.

Deja un comentario

Scroll al inicio